JOSE BENITEZ MONTILLA - UNIVERSO INTERIOR

2013| 21/01>21/02


el globo
óleo sobre chapote 120x160 cm.
| 2012

óleo sobre chapote
120X120 cm.
| 2012


óleo sobre chapote
120X120 cm.
| 2012

   

No seria arriesgado situar a José Benítez (Antequera, Málaga 1963) como uno de los artistas actuales más atractivos y sugerentes del panorama pictórico nacional, es por ello que el visitante de la exposición no quedará indiferente al penetrar en el universo interior del autor. Sin apenas tiempo para la sorpresa, el espectador se verá inmerso en el fascinante mundo utópico de Benítez repleto de paisajes sublimes, de monstruos, ruinas y aquelarres por los que pululan desorientados seres antropomórficos en un éxodo constante y con torpe movimiento, productores de esfuerzos inútiles en medio del caos existencial. Es así su pintura, una verdadera metáfora de la angustiosa degradación del hombre en un devenir sin retorno, deshumanizado, animalizado, llevado por la desesperación en una huida hacia adelante y, como el ángel de la historia de Walter Benjamin, volviendo la vista hacia el pasado de la catástrofe única, acumulando sin cesar ruina tras ruina. Su plástica no deja a nadie indiferente, situada fuera del tiempo y del espacio, nos atrapa y se apodera de nuestra mirada de una manera casi hipnótica para que la proyectemos hacia nuestro interior y poder participar así de manera activa de su pintura, dejando de ser simples espectadores pasivos. A lo largo de los años las poéticas de Benítez se han situado en la frontera, caminando entre la realidad y la disolución de las formas; ahora en plena madurez el pintor da un paso más allá y traspasa esa frontera. Disuelve la realidad inconsciente creada por la memoria y consolida la forma con una técnica depuradísima que da como resultado una obra con una calidad plástica extraordinaria y que formalmente podríamos denominar abstracción fantástica. La suya es una pintura científica y orgánica, trabaja las formas con la minuciosidad de la pintura flamenca, sus objetos son organismos complejos en continua metamorfosis que evocan una estructuralidad primigenia. Objetos construidos formalmente con una precisión técnica deudora del “collage”, su paleta está conscientemente reducida a la mínima expresión, para centrar la atención en la irreal definición de las formas y evitar cualquier distracción cromática. Benítez, en esta muestra, nos descubre su gran admiración por los grandes pintores de la historia. El especial cuidado en el dibujo junto a un exquisito dominio de la luz y de las sombras nos remiten a la pintura flamenca de Brueghel y de Hieronymus Bosch con sus seres fantásticos. La utilización de los grises y sepias, así como el fuerte contraste, acercan a Benítez a un teatralidad barroca deudora de sus referentes inmediatos como Goya y, sobre todo, Velázquez al que homenajea con una atrevida incursión fantástica de sus andromoides en el famoso lienzo del pintor sevillano la “Familia de Felipe V”. Con un poco de atención, podremos percibir en el Universo Interior de Benítez estructuras oníricas deudoras de sus maestros; referentes románticos de brumosos paisajes de Turner, ruinas de Piranesi y relatos de Lovecraft que el pintor situa en la parte terrenal del plano en clara oposición a la línea del horizonte. La exposición recorre los universos utópicos del artista de Antequera transferidos a la pintura por medio de un lenguaje personal en constante evolución y reflexiona sobre las barreras creativas encontradas en el proceso de destrucción-construcción necesario para elevar lo sublime a categoría estética.

Miquel Marín Abad

 

| contacto
| + información