Teo Hernando - - Tengo miedo

19 Enero - - 22 Febrero
2011



<"Duele" - Alambre de espino, 61 x 19 cm. (2011)


 

Tengo Miedo

 

           Un copo de nieve está cayendo ahora sobre este charco. El copo de nieve y el charco son dos realidades perfectamente delimitadas por las coordenadas del aquí y el ahora. Ese copo de nieve existe (o podría existir, o ha existido), con unas dimensiones precisas y está siguiendo una trayectoria determinada en su caída.

Pero ¿qué pasa con el horizonte? ¿Qué con el yo? ¿Cómo podríamos calibrar sus dimensiones precisas? ¿Dónde empezamos y acabamos los dos? El horizonte es un concepto. También lo es el yo.

Está el horizonte de edificios que veo a través del ventanal de esta cafetería, como también está la imagen de esa línea donde parecen juntarse el mar y el cielo. que aparece en mi cabeza cuando antepongo las palabras "elogio" y "del" a la palabra "horizonte" (igual que Chillida ya hizo en Gijón). El trazo esquemático que empleamos para subrayar una frase, una palabra o la imagen fotográfica de una plomada señalando el límite visual entrevisto una tarde cualquiera desde el Cabo Peñas. Y está, finalmente, esa misma plomada de la fotografía apuntando hacia la palabra HORIZONTE, escrita con letras de molde.

Al fin y al cabo, ¿qué es el yo? ¿Es acaso objeto de estudio exclusivo del psicoanálisis?

¿Qué es el dolor? ¿Acaso tan sólo debe ocuparse de él la industria farmacéutica? ¿Qué tienen que decir del dolor, del yo y de todo lo que existe, los artistas? ¿Tan sólo existe lo que se nombra?

Si digo unicornio creo una imagen mental de algo que es real pero que no existe, revelando de alguna manera su apariencia. Si digo "me duele vivir", apenas digo nada porque mi dolor es intransferible, inconmesurable. Decir yo es referirme a mí, alguien que no deja de ser un o un él para cualquier otro.


Tengo miedo - Pan de oro, leds dorados y piedra pómez, 55 x 55 x 7 cm. (2010)
Se trata de las últimas palabras de Goethe antes de morir: más luz. La pugna entre la luz y la oscuridad.

El mundo está ahí; al alcance de la mano. A través de los sentidos percibimos las cosas; pero es, el lenguaje, el instrumento del que nos servimos para organizarlas, relacionarlas entre sí y dotarlas de significado. Fuera del lenguaje todo es caos, masa amorfa.

Teo Hernando ©2011

           


S/T (las letras (de 33 cm de altura -Medidas variables)

 

El coleccionista convierte la vida en cosa
Mariposa y flores de plástico pintadas de negro
Medidas variables (2010-11)
Imagen y referente - Hoja de eucalipto y fotocopia de la hoja



El horizonte es una referencia que retrocede
fotografía sobre tablero con palabra escrita y plomada
55 x 55 x 7 (2010)

Video de 5 min. con música original de Emilio Fidalgo.

 

Las preguntas que haces / Las respuestas que buscas
jaim
e Rguez ©2011

 

Las preguntas que haces/ tienen difícil respuesta, / murmuran mientras duermes. / Las respuestas que buscas/
no he querido saberlas/ pues a lo lejos aúllan los perros/ y se despliega la oscuridad
/ susurrando nuestro nombre/ pues al bañarnos/ esta luz de tantos colores/ algo nos llama.
(This light holds de Rodrigo Leão)

 

          ¿Conceptual en un sistema artístico global y creativo independiente en otro particular? Pues sí, incomprensible anacronismo de una creación artística cada vez más desconcertada.

 

          La palabra es uno de los elementos que más ha influido para expresar plásticamente toda una serie heterogénea de fragmentos visuales. El lenguaje líquido, como inspiración; pero lo que de verdad importa, el contenido, está muy por encima de estos desajustes. Este trabajo, como no podía ser de otra manera, tratándose del artista como materialidad del pensamiento relativo, sólo puede calificarse como sublime. Así lo confirma la obra como  colaboración ilustre que presenta bajo texturas melancólicas para arropar emociones que proyecta desde muy dentro.  A pesar de todo, no es en absoluto una serie triste, más bien filosófica porque las cuestiones sobre el devenir de la vida están muy presentes, mucho más difíciles.  Tengo miedo representa una evolución natural de Teo Hernando después del giro que supone la reestructuración de toda una trayectoria que nunca deja de madurar; “de la mano y del contrapunto”, dos grandes novedades que en el “ahora” se hacen cada vez más evidentes.

 

          No deja de constituir una gran sorpresa el hecho de que una obra tan poco comercial sea capaz de alcanzar la cima del mercado coleccionista (algo impensable en una España ahogada de crisis endémica para un creativo con estas características). Sólo un huracán de racionalismo, responsable de un caos vertiginoso, le podría desbancar de un puesto tan privilegiado. Y todo esto, cuando en el marco artístico institucional, arrasan las representaciones posmodernistas de variados procesos o “movimientos”. Increíble, pero cierto. Afortunadamente.

 

 

"Objét trouvé"
Figura de bronce de 22 cm. parcialmente dorada con pan de oro y fotografía color de 13 x 13 cm

(instalación)

 

contacto personal E-mail

+ información picassomio