Rocío Pinín - - Los Pájaros

27 Octubre - - 05 Diciembre
2010



Mis pájaros - Técnica mixta, 29'7 x 21 cm. (2010)


vídeo

videoproyección Los pájaros. 05'23"

  < HERMANAS - Técnica mixta, 29'7 x 42 cm. (2010)

 

 

alas de esperanza
jaime rodríguez 2010

 

            Existen ciertas formas de huir ante algunas emociones, de aquellos sentimientos vitales cuya herida no parece cicatrizar . Realmente, la cicatriz, siempre nos marca no sólo físicamente sino también, mentalmente. Rocío Pinín nos muestra esta realidad común a toda persona, reflejando el dolor quizás; pero como un retazo onírico en el que se puede palpar una misma huella de optimismo para dejarse llevar por la diferencia, la fragilidad efímera de una libertad soñada.

            No todo lo efímero desaparece; muchas "memorias" se canalizan a través de la creatividad y se recitan aquellos momentos que se ha reiterado una y otra vez en nuestras vidas. Una representación de muestras paralelas, de ejemplos, de semejantes experiencias que nunca se han desvanecido con la expiración de la materia. Probablemente algunos pensamos que las vidas se depositan inertes en el sustrato de la indiferencia o del olvido; pero la esencia se refleja vital en nuestro subconsciente, siempre alerta, y reaparece en imágenes, en versos susurrados que nos obligan a representar creativamente los mejores recuerdos, para revivirlos en esos instantes que nos devuelve la añoranza, la melancolía de descubrir que aún podemos huir a un mundo imaginario donde no haya que fingir en la esperanza.


Parángelas - Técnica mixta, 42 x 59'4 cm. (2010)

            No sólo Rocío nos lo demuestra con esta obra de tintes autobiográficos, de la que todo empatizante pueda apropiarse; ya que sus imágenes se desvelan como pájaros en el aire, mimetizándose en nuestra vista. No es la primera vez ni la última; pues todo creativo sueña con vivir en ese otro mundo que se hace realidad en cada parcela de lo individual. En este espacio nos invita a que logremos adentrarnos, para enseñarnos a valorar la maravilla que se esconden en las emociones. En esta medida, me recuerda a Bach cuando se convierte en "gaviota" salvadora, y como hace la cierta propia autora, recreando sus propios pájaros inspirados en la letra de un personaje tan cercano como Tino Casal, que nos dejó una forma de vida que nos ayuda a convivir con la diferencia o la diversidad. En homenaje a este polifacético creativo, en esta exposición, Rocío Pinín, nos recrea sus propios pájaros, donde no importa qué especie; lo que importa es tener alas para poder volar lejos o cerca, más allá de la realidad reflejándose en los límites de sus obras mixtas sobre papel o en proyecciones video-textuales colmadas de una sutileza lírica. Lo que realmete importa es poder volar, dejarse llevar por un entrañable aire que nos lleva más allá... para no perder nuestras propias esperanzas.




Miel en la nevera
- Técnica mixta, 29'7 x 21 cm. (2010)

Pájaros en la cabeza - Técnica mixta, 42 x 29'7 cm. (2010) >

contacto personal E-mail

29 de octubre> Exposición “Los Pájaros”. ROCÍO PINÍN TOLIVIA

Los días se parecen a los pájaros

—vienen y luego van— y siempre dejan

una herida de luz

Miguel Florián

Rascacielos, ruido, prisa, niebla, lluvia, un día cualquiera en una ciudad-cualquiera. Cientos de personas caminan como autómatas, solitarios en medio de tanta gente, anónimos prisioneros de sus grises vidas, el alma muerta. Solo los pájaros parecen poder volar más allá. Escucho acordes de aquella canción triste “Los pájarosagitando sus alas viven a espaldas de cualquier sociedad”.
¿ Es posible encontrar en medio del caos espacios de libertad? Yo creo que sí, solo necesitamos prestar atención, buscar espacios donde expresar libremente sentimientos, emociones, pasiones. Aún en medio de la confusión hay espacios en el alma para la armonía, el equilibrio, la belleza, la alegría. Todos tenemos alas enormes, rojas, vitales, esperando a ser desplegadas, esperando a ayudarnos a emprender el vuelo.
Si queremos volver a aprender a volar, hay que recordar los niños un día fuimos, los niños que nunca debimos dejar de ser. Porque, de niños llevábamos siempre las alas abiertas, -alas de mariposa-, cada día reíamos, soñábamos despiertos, contábamos mil historias. De niños queríamos a las personas por cómo eran, no por lo que eran. De niños saboreábamos el presente y teníamos ganas de aprenderlo todo. De niños estábamos abiertos a la esperanza, creíamos en Dios. Estas reflexiones voy haciendo mientras estoy en la exposición de Rocío Pinín Tolivia. Solo tres colores, gris, negro, rojo, no hace falta más. Y como hilo de Ariadna que nos guía en el laberinto de imágenes oníricas, bandadas de pájaros negros. Pájaros negros que vuelan más allá de los cuadros, para posarse en la blanca pared lateral de la sala, donde la artista también ha pintado decenas de pájaros, me parecen amenazadores, me acuerdo al verlos de los de aquella película de Alfred Hitchcock.
Miro la imagen que la artista llama “mis pájaros”, en ella, una mujer parece suplicar a las aves que vuelvan, parece gritarles que se detengan, parece decirles que ella quiere volar, que su espalda desnuda necesita alas de pájaro… Es inútil, los pájaros se alejan.
Ella aún no sabe que no necesita alas prestadas, que ya las tenemos, solo hay que recuperarlas.

 

          MARIA RAQUEL SAAVEDRA GARCIA-ARANGO

ver y leer

05 de noviembre de 2010 - Yvonne López Carrió
Aunque Rocío Pinín tiene su propia proyección incluida en la exposición, que consta de una serie de tecnicas mixtas de esta obra gráfica basada en el tema de Tino Casal "Los pájaros", también incluye como es lógico, sentimientos y experiencias propias implícitas en la misma. Los Pájaros es un trabajo cargado de amor, tributo y admiracion a la par que un tanto de nostalgia. - En este caso la edición por mi parte es simplemente una pincelada de cariño hacia Rocío, mi compañera de vuelo desde hace muchos años y espero que así siga hasta que la muerte decida lo contrario.