Ernesto Knörr - - No Desechable

13 Septiembre - - 22 Octubre
2010



fotografía: césar naves ©2010

 

Tensiones No Desechables

Ángel Antonio Rodríguez

 

Las esculturas “no desechables” incorporan nuevas vibraciones y mensajes más o menos ocultos. Contra la cultura del usar y tirar, que impone una manera de pensar diseñada para alimentar las necesidades a corto plazo de la industria, la política, la sociedad y el éxito inmediato, Knörr rechaza perder de vista las virtudes de las cosas duraderas.
(...) Se trata, en fin, de seguir articulando respuestas e integrando significados estéticos y funcionales al contexto de trabajo para cargarlo de especificidad y hacerlo con un lenguaje abierto. Piezas contundentes pero ligeras, casi volátiles, pero enérgicas, que desvelan un eficaz planteamiento compositivo y un inflexible empeño constructivo.
(...) Y hoy además, Knorr lanza un canto cuasi ecológico. Un sentimiento de reciclaje cotidiano, red que atrapa experiencias de la memoria, apartándose de la sociedad de consumo para no ser consumido.


¿Desechar o no desechar?

Jaime Rodríguez

 

Vivimos un momento de postmodernidad o "sobremodernidad" en el que recuperar la belleza en el desecho y en la basura, es todo un desafío. Un desafío que se han impuesto innumerables artistas, diseñadores y arquitectos para ofrecerle mayor utilidad a las cosas que reputamos con una sola finalidad mediática aunque después se vuelva una y otra vez más en inservible por propuestas del esteticismo, de la moda o un predefinido gusto de tinte subjetivo.
Ernesto Knörr, a través de cada una de sus composiciones, desea realizar una crítica contemporánea y social a favor del reciclaje “al concepto de usar y tirar sin intentar reaprovechar”. Aprovechando sus propias palabras,”intenta destacar la capacidad estética que poseen muchas cosas que no nos detenemos a observar descartándolas de nuestra mirada”.
No es de descartar que el objeto no refleje una finalidad duchampiana que recobra otro significado al desubicarse de su funcionalidad primaria. El autor recoge esos elementos que su mirada subjetiva propicia como sujetos de transformación para realizar una composición artística hallando la belleza como objetivo estético, con un concepto próximo y un resultado interesante alejados de las propuestas que se originaban en algunas de las pasadas vanguardias del s. XX y que parcialmente se manifestaban en movimientos como el “arte povera”. En las piezas “no desechables” el resultado encubre y enmascara ese proceso de disolución de la estética moderna formulando un concepto ampliado de arte. (1)
Los reclamos de la estética definen la intención básica que una obra de arte, en cierta medida, debe mostrar un mensaje a través de la idea, de los materiales o los instrumentos de creación. (2) Ernesto Knörr nos demuestra a través de estas piezas que el “objeto encontrado” o el “ready-made”, basando su concepto en el esteticismo propio de los materiales que recicla, pueda volver a elevarse a la categoría de arte tras una manipulación consciente de los elementos.

(1)Esta formula la practicó Joseph Beuys cuando quiso articular vitalmente lo ético, lo político y lo artístico, la practicó Marcel Duchamp cuando afirmó su idea de arte como filosofía crítica y la explotó Andy Warhol gracias a su prodigiosa habilidad para disolver todo gesto artístico en la esfera de las comunicaciones y el mercado o, en otra palabras, volver mercancía a la obra de arte.
("Los orígenes del arte crítico: La metáfora Rothko", Mario A. Valencia Cardona. En Revista de Ciencias Humanas, UTP, 2005)

(2) Hemos convertido, como diría Pierre Bourdieu, las “marcas de infamia” en “signos de distinción”. Conscientes de que no podemos luchar contra los desechos, algunos creativos deciden unirse a ella y otros extraen esos elementos que se consideran susceptibles de manipulación con una nueva “objetividad” artística.
("Conferencia en el ciclo Distorsiones Urbanas", Adolfo Vásquez Rocca, La Casa Encendida, Madrid, 2007)

< Ernesto Knörr link obolo >

contacto personal E-mail

fotografía: césar naves ©2010